Entrada mas vista!

Visita al campo de concentración de Terezin

martes, 16 de octubre de 2012

La Primavera de Praga y la Revolución de Terciopelo

No se puede entender Praga ni mucho menos a su gente, sin conocer al menos un poco de su pasado comunista y lo que eso puede influir en el caracter de una ciudad. La mejor manera de ponerse al día al visitar Praga, es visitar El Museo del Comunismo (Unos 8€ por persona). El museo no es mas que una coleccion de objetos de todo tipo de la epoca comunista, organizados tematicamente y acompañados por paneles explicativos (también en español, cosa rara). Si se tiene paciencia y se dedica el tiempo suficiente a leer cada panel, se consigue tener una idea relativamente buena de cómo era la vida durante el comunismo. 

Pero empecemos por el principio...

UN PAÍS OCUPADO
Tras siglos de pasar de mano en mano entre unas potencias y otras, la entonces Checoslovaquia, por fin recuperó independencia tras librarse de los nazis al finalizar la segunda guerra mundial. Felices, los checos acudieron a las urnas y eligieron democraticamente a su presidente, un comunista. En parte fue una eleccion libre del pueblo, en parte, la maquina propagandística y del terror comunista ya estaba en marcha. Durante los años de la ocupacion nazi, el comunismo habia sido el motor de la resistencia en la sombra por lo que el paid comunista contaba con la simpatia del pueblo. Las tropas rusas que avanzaban empujando a los nazis de nuevo hacia Alemania, fueron las primeras en llegar a Praga, lo que aumento aun mas la simpatias. El unico problema era que el pueblo no era el unico que opinaba aqui.. Stalin era la voz mas importante.Con el final de la segunda guerra mundial llego el inicio de la guerra fria, unos años de incertidumbre durante los que las dos superpotencias, EEUU y Rusia, se repartieron el mundo y provocaron el terror de una inminente guerra nuclear. Nadie se fiaba de nadie y cualquiera que no apoyara el regimen en el que le habia tocado vivir, era considerado un elemento peligroso, un saboteador o un espia.

En los paises del eje comunista, donde Checoslovaquia cayó en el reparto, se animaba a la población a denunciar cualquier comportamiento sospechoso, y la policia secreta, sin uniforme, patrullaba por las calles en busca de infiltrados americanos que detener. La policia secreta ganaba el doble que un ingeniero y tenian recompensas especiales por realizar detenciones. Esto llevaba a sus miembros a provocar a la poblacion con tal de conseguir unos extras.El terror a ser denunciado, encarcelado y torturado se convirtio en el dia a dia de la poblacion que se guardaba mucho de expresar sus opiniones en publico. Cualquiera podia ser un espia del partido. La eficiencia en el trabajo era la principal aportacion que un ciudadano pordia hacer a su pais asi que la poblacion se centró en producir, producir y producir, apretándose el cinturón para que el gobierno tuviera suficiente para luchar contra el demonio americano. 
Alexander Dubček

LA PRIMAVERA DE PRAGA
Sin embargo Checoslovaquia fue algo diferente respecto al resto de paises del bloque comunista. La llegada al poder de Alexander Dubček en 1968, nombrado nuevo líder del Partido Comunista Checoslovaco, trajo la relajacion del regimen comunista. Se hablaba de un comunismo consentido y no forzado y la libertad de expresion y prensa volvieron a ser parte de la vida de los checos. Comenzaba la Primavera de Praga o Pražské jaro. Desde el exterior, muchas voces internacionales pidieron que Checoslovaquia saliera del férreo regimen de Moscú y cada dia el país era más... Occidental.


EL REGRESO DEL TERROR
Pero Rusia no iba a permitir que su poder se desestabilizase. El 20 de Agosto de 1968 las tropas rusas, con un unos 200.000 (o 600.000 dependiendo de quién de los datos) soldados y más de 2.000 tanques, entraron en Praga para dejar claro quién mandaba allí. El terror volvió con la misma fuerza de antes. La libertad había durado poco más de una primavera... 

Al año siguiente, el 19 de enero de 1969, y como protesta por la invasión, el estudiante de 19 años Jan Palach, se prendió fuego en las escaleras del museo nacional en la plaza de Wenceslao. Murió poco después pero se convirtió en un símbolo de la resistencia contra el régimen comunista. Desde entonces, cada año en el aniversario de la muerte de Palach y en el aniversario de la independencia checoslovaca, las manifestaciones volvieron a la plaza de Wenceslao, y con ellas, los palos, los detenidos y el miedo. Hasta 1989...

LA REVOLUCIÓN DE TERCIOPELO
La caída del muro de Berlin a principios de noviembre de 1989 fue la mecha que encendió al eje comunista, ávido de cambio. Alemania se reunificó, Polonia y Hungría ganaron su independendia y Checoslovaquia... bueno, Checoslovaquia tambien quería cambio, pero ¿a qué precio? En China, las revueltas por la independencia, llevaron a la masacre de la plaza de Tian'anmen. Miles de estudiantes y trabajadores murieron aquel dia y quedó claro que el gobierno comunista chino no iba a permitir ningún cambio. ¿Que pasaría en Checoslovaquia?

El 17 de noviembre, la policía checa reprimió violentamente una manifestación pacífica estudiantil. Indignados una vez mas, esta vez los checos decidieron responder. Cada día, las concentraciones en la plaza de Wenceslao aumentaban en número de presentes, llegando el 20 de noviembre hasta 500.000. El dia 27 los trabajadores, el emblema del comunismo, se unieron a las protestas en una huelga general de dos horas durante la que el país se detuvo. Ya no habia vuelta atrás. 
Las autoridades prepararon una respuesta violenta a la manera china. Habilitaron las entradas a la plaza de Wenceslao para facilitar el rápido acceso de tanques en caso de ser necesario y todo quedó listo para la masacre. 
El gran Vaclav Havel
Sin embargo, la respuesta violenta nunca llegó. El gobierno checoslovaco finalmente cedió a las presiones y dimitió. La gente acudió en masa a la plaza de Wenceslao agitando manojos de llaves. Con este gesto reclamaban lo que era suyo, su país. 
La llamada Revolución de Terciopelo por la ausencia de violencia, había tenido éxito y para los checos, empezaba el cambio y la ansiada libertad.

LA HISTORIA SIEMPRE SE REPITE
Esta entrada del blog solo trata de dar un breve panorama sobre la situacion de Checoslovaquia en la segunda mitad del siglo XX. Por supuesto, el tema da para mucho. Muchos protagonistas y muchos elementos politicos y economicos relevantes se han quedado fuera de nuestra explicación, pero esperamos haber picado vuestra curiosidad. Si estais interesados en el tema de la primavera de Praga y la Revolución de Terciopelo, os recomendamos que indagueis en documentales como The Power of Powerless o la biografía de Vaclav Havel, del que quizá algún día escribamos también un post.

Resulta inquietante de todas formas ver cómo las imagenes de la represión policial en Wenceslao se parecen a las vividas en Madrid hace muy muy poco, policías infiltrados provocando el pánico incluidos. 
La historia se repite una y otra vez, hasta la mas negra.

3 comentarios:

  1. Me encanta tu forma de explicar, gracias por compartir! No dejes de hacerlo, saludos desde Guadalajara, México

    ResponderEliminar

Gracias por participar en nuestro blog!!